17 jul
//07

Bolo en Yuncler (To)

Ootra vez para allá. A las 14:00 h salimos de la nave Pelu (el batería) y yo.

A las 15:00 pasamos por la E.S La Carreta, a recoger a Barry (teclas), Jessy (voz), Jose (voz), Rafa (sonido), Sara (voz). Normalmente en este punto recogemos también a Edu, pero se fue con su coche porque al día siguiente cogía un avión a las 11:00, y quería asegurarse el llegar a tiempo. Luego, un par de hora más tarde, pasamos por la ES la Atalaya, donde recogemos a Alex (saxo), Emilio (trombón), Fum (bajo), Lucas (guitarra)y a Xocolate (trompeta). A ellos les viene mejor quedar en este punto; de este modo se ahorran unas horas, debido a que el bús no pasa de 100 km/h.

En Yuncler, no problema con el camión. Escenario tirando a pequeño. La toma de corriente, de transformador; un magneto de 125A, bastante estable. Farolas a mogollón y guirnaldas también a mogollón. Procesión de 23:00 a 0:15 h. No nos dejaron montar la PA derecha por que tenía que pasar el santo y los creyentes. Las mesas de control, lo mismo, nos las hicieron desmontar, para luego volverlas a montar. El acto empezó a la 1:30, hasta las 5:45. Se me fundió una PAR 64 de aircrafts.

Como siempre, vamos desperdigados en busca de cena. De este modo es más fácil encontrar mesa para 5 o 6 que para 20; unos traen bocatas, otros no unos se conforman con una hamburguesa, otros quieren plato… En este caso, coincidimos Jessy, Barry, Rafa, Edu y Pep (el chófer del bus), y además Andrés II (chófer suplente del tráiler), Marcos (encargado montaje), Luis, Niko y Douglas (montadores). Cenamos en la terraza “Las Manolinas”. Edu nos invitó (gracias).

Montadores Cenando: Andrés (mi tocayo, el suplente del suplente del chófer), Marcos, Luis, Niko y Douglas.

El bolo, pues lo normal de Toledo. Una cosa extraña me sucedió: en el último tema, y al pulsar los disparadores de confetti, me saltó el diferencial de 30 mA de las electroválvulas, y arrastró consigo al general de iluminación, de 300 mA, por lo que me quedé a oscuras unos instantes. Tengo que revisar esta línea en el próximo bolo.

Tenemos un compresor de aire que utilizamos para llenar los globos gigantes, y además para disparar confetis y serpentinas. Un compresor normal, suele tener unas pequeñas fugas en las 2 uniones de los enchufes rápidos. En el circuito de aire de la orquesta, existen 14 uniones, por lo que se suman las pequeñas fugas y el compresor pierde la presión antes de lo que debería, y por eso, está en marcha con demasiada frecuencia. A esto le sumamos que va en el interior de un flightcase insonorizado, y resulta que si no de desconecta, se alcanzan teperaturas peligrosas en el interior (a pesar de haberle colocado un ventilador).

La agostitis ya empieza a hacernos efecto. Resulta que les dije a un@s compañer@s que están más tiempo sin tocar, que hicieran el favor de desconectar el compresor cuando no se usa, y tras un montón de preguntas, malas caras y varios murmullos, aceptaron. A veces, en el descanso me acerco al escenario y oigo el ruido del compresor: se les olvida desconectarlo (cosa que para mis adentros no comprendo, porque el rrrr del motor suena bastante). No pasa nada, se lo recuerdo amablemente (por que hay que ver qué susceptible está el mundo), me sueltan una excusa, a la vez que levantan las cejas, cierran los ojos y ponen cara de “jodeeeer, él pesado éste, siempre igual” (tal vez creyendo que les estoy recriminando), a lo que yo respondo: “no pasa naada, simplemente te lo digo para que lo sepas, y si mañana te acuerdas, pues lo desconectas”. Al dispararse los diferenciales ayer, me comenta uno de ellos que allí huele a quemado, tras una inspección me doy cuenta que es el compresor, que no lo desconectan, les pregunto, y lo reconocen, que se tira toda la 2ª parte conectado. Les digo si tanto cuesta levantar un brazo, extender un dedo y darle al interruptor (situado en el rack, a menos de 1 metro de donde están, y no hay ni que dar un sólo paso ni agacharse). Que si así está bien, que por qué tiene que perder aire, malas caras, jodeer… me vuelven a poner pegas; yo flipo. Les digo que tengan cojones y se nieguen a encergarse de ello, (para buscar otra solución) no que por un lado acepten, y luego no lo hagan. Nos mosqueamos y nos mandamos a tomar por culo mútuamente. A mí me afectan estas broncas, y he pasado un mal viaje de regreso. En una palabra: agostitis.

Comenta el artículo

Suscríbete a este comentario via RSS

Cdigo de seguridad para evitar envios automticos
Escribe el código:actualizar código